Home » RESEÑAS » La depresión y el proceso creativo

La depresión y el proceso creativo

por

Jorge Luis Sánchez Cámara y Yarid Liashad Bacó-Diek Colón

Divorcio, alcoholismo y suicidio. Son elementos que se encuentran presentes en la biografía de la mayoría de los personajes que se han distinguido por su extraordinaria capacidad creadora. Pintores, escritores, líderes y genios; todos tienen en común una vida de grandes obras, ligada íntimamente a depresión u otros problemas afectivos, lo que lleva a la interrogante: ¿existe alguna relación entre ambas? El artículo de Rodrigo Morales titulado “La depresión y el proceso creativo” busca responder esta pregunta, examinando la relación de la creatividad, no solo con la depresión, sino con las psicopatologías en general, lo que puede resultar interesante para el lector.

Tras plantear la temática del escrito mediante una serie de preguntas, el autor se adentra al tema dividiendo su trabajo en tres partes. Inicia hablando de cómo se ha ido modificando la percepción de la creatividad y de las psicopatologías a lo largo de la historia: en la época clásica se le atribuye la locura a la divinidad y la considera, al igual que la edad media, detonante de la creatividad; esta postura no cambia en el Renacimiento a excepción de que la psicopatología deja de ser divina y se percibe como algo excelsamente humana; por último, en el siglo XVII, comienza a estudiarse la genialidad a partir de las ciencias naturales determinando que es una habilidad biológica y natural.

La segunda sección habla de tres grupos de estudios que se han realizado para explorar dicha relación: biográficos, que analizan la vida y obra de personas reconocidas en la historia; en sujetos creativos, donde se busca la existencia de una psicopatología y en enfermos mentales, para observar cómo se ve modificado el proceso creativo por la enfermedad. Los primeros dos corroboran la existencia de dicha relación mientras que el tercero no consigue su objetivo, que es el determinar si la enfermedad modifica la creatividad. Más, si bien la mención de los diversos estudios enriquecen el artículo, falta información respecto a quién, cuándo y dónde se realizaron estos para que así el lector tenga la certeza de que lo que está leyendo está fundamentado.

Para finalizar su artículo, Morales alude a una serie de citas de personas reconocidas en el campo de estudio, donde se encuentran plasmadas, de forma muy clara, distintas psicopatologías, con lo que respalda su conclusión de que sí existe la relación psicopatología-creatividad, sólo que no se sabe qué lleva a qué, la enfermedad a la creatividad o la creatividad a la enfermedad.

Sin duda alguna, la publicación cumple con el objetivo de responder las preguntas iniciales que se plantean sobre el tema. La manera clara y amigable mediante la que el autor presenta el tema lo  hace atractivo para cualquier público y, puesto que no es necesario un previo conocimiento, facilita su comprensión y enriquece la idea de lo tratado.  Sin embargo quedan inconclusas algunas citas que el autor menciona en la tercera parte del artículo. Si bien estas citas lo enriquecen, hacen que se pierda cierta cohesión y coherencia al no explicar correctamente su rol en el texto.

FUENTE:

Morales García, R. (2007, enero-abril).La depresión y el proceso creativo. Revista de Divulgación Científica y Tecnología de la Universidad Veracruzana, XX(1). Recuperado de http://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol20num1/articulos/procesocreativo/index.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s